miércoles, 6 de julio de 2016

El Casco de Angostura o Ciudad Bolívar /José Nuceti Sardi


(Especial para El Nacional)
UNA invitación del INCIBA para dictar una conferencia con motivo del sesquicentenario del Congreso de Angostura y la asistencia a
un foro sobre la novela
venezolana realizado por
el Centro de Literatura de
la Facultad de Humani‑
dades de la Universidad
Central me pusieron de
nuevo en contacto con las
cordiales y hospitalarias
gentes de Ciudad Bolí‑
var. De mi conferencia
que versó sobre el Conse‑
jo de Estado del Liberta‑
dor, prólogo del Congre‑
so de Angostura y sobre
el Consejo de Gobierno,
instituciones civiles crea‑
das por Bolívar para ins‑
titucionalizar la Repúbli‑
ca renaciente a orillas del
Orinoco y que había es‑
tado en armas desde
1811, pasamos a recorrer
diversas exposiciones de
pintura que junto con
otras conferencias se rea‑
lizaron con anterioridad
ala fecha sesquicentenaria
en la cual se efectúan los
actos oficiales del Con‑
greso Nacional, del Eje‑
cutivo Federal y del Eje‑
cutivo del Estado Boli‑
Ciudad Bolívar, la
tura del Libertador, ha estado llena de gentes venezolanas de otras re­giones y de gentes de di­versos países de Améri­ca ligados a la acción li­bertadora por las creacio­nes militares y políticas de Simón Bolívar.
El Foro sobre novela realizado en el Liceo Pe­ñalver fue motivo para oir opiniones acertadas sobre la novelística vene­zolana y, en general sobre la de América. El tema es muy amplio, lleno de interés y da margen pa­ra otros foros y debates. Excelente la exposición de fotocopias de las cará­tulas de una mayoría de novelas venezolanas del siglo pasado y del pre­sente así como de los re­tratos de los autores. Las copias facsimilares de las carátulas y las fotos de los escritores presididas por la numerosa obra del ilustre novelista Rómulo Gallegos resulta una lec­ción objetiva para la po­blación escolar y liceísta como también para todos los visitantes que por ella conocen          recuerdan.
Actos culturales y he­chos oficiales se desarro­llan en escenario estu­pendo de pasado histó­rico que Manuel Alfredo Rodríguez en magnífica charla evocadora nos re­vivió. La ciudad de hoy crece vital, aumenta sus vías y edificaciones perc debe conservar su casco histórico, el de la Angos­tura del Libertador, el de capital de la Repúbli­ca renaciente que no volvió a ser abatida por Ir armas realistas; el de ciudad que, como dijo Luis Correa, fue una Ate­nas tropical con su pren­sa heroica "Correo del Orinoco" con su hueste estelar de hombres, resi­duo admirable de la ge­neración de 1810 y 1811 que en mucha parte había sabido de victoria y de­rrotas, de inumerables sacrificios en la tarea vi­ril de crear patria y liber­tad. Debe conservarse el casco de la Angostura del Congreso de donde salió la caravana indomable para invadir la Nueva Granada, triunfar en Bo­yacá, crear la una y trina República de Colombia que luego llega en triunfo hasta Junín y Ayacucho.
Pienso en algunas ciu­dades de gran tradición en el mundo, que han cre­cido multiplicando su ex­tensión y sus habitantes pero conservando su nú­cleo tradicional, de donde se expandió su renombre y su tradición se hizo his­toria. Son muchas. París, Londres, Roma, Floren­cia, Ferrara, Mantua para sólo citar algunas. Ciudad Bolívar debe conservar su casco, su plaza Bolívar y algunas de las calles adya­centes declarándolo mo­numento nacional. Claro es que existen dificultades diversas para hacerlo: económicas, jurídicas, de intereses creados. Pero no son insalvables, como no lo han sido en otros lugares.
Del   sesquicentenario del Congreso de Angos­tura quedarán ediciones valiosas en recuerdo del hecho y otras obras pero la obra de conservación y declaración de monumen­to nacional del centro histórico de Angostura donde el Libertador y sus hombres acrecen sus cua­lidades de estadistas y legisladores y miran ha­cia el más lejano Sur se­ría la más importante. Parece que el Orinoco dio a esos hombres el impul­so de sus saltos y corrien­tes y la selva guayanesa el mágico misterio de la entraña americana par, triunfo decisivo de u patrias que toca a to los que les sucedemos el tiempo conservar r fectibles en el atonte republicano y democ tico para nuestro bono'
Mantener el cuadra histórico y las vías yacentes de Angostura convertida en Ciudad Bolívar como monumento nacional impidiendo desafueros de construcción que pueden hacerse otros lugares de la ciudad sería una de las mejores obras conmemorativas sesquicentenario del Congresp de Angostura y los hechos que en 18 afirmaron la historia independentista de América.
José Nucete-Sardi




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada