viernes, 22 de febrero de 2013

Decreto Arreaza sobre el Casco Histórico (IV)




Los anteproyectos del Ircopahidec no materializaron porque el  Gobernador Roberto Arreaza Contasti decidió que la recuperación y conservación del centro urbano, por su importancia histórica, arquitectónica y social, debía ser competencia directa de los Poderes del Estado y no de una Fundación. De manera que para ser fiel a esa posición, empezó por dictar un Decreto No. 134 del 8 de abril de 1976, declarando Monumento Histórico de Ciudad Bolívar “la porción geográfica comprendida entre el Paseo Orinoco desde la calle el Pilar hasta la cale Piar bajando hasta la esquina El Sordo siguiendo la avenida Cumaná hasta empalmar con la Democracia siguiendo hasta el cruce con la avenida Gáspari y luego tomando la calle El Pilar hasta empalmar en el Paseo Orinoco”.
En la práctica qué significaba este Decreto del Gobernador Arreaza?  Buscaba en primer lugar llamar la atención de la Junta Nacional del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación y, segundo, obligar a la Municipalidad a dictar una Ordenanza de protección y conservación del centro urbano.  Así ocurrió, pues a la larga se fueron viendo los frutos.  Fue sin dudas un paso inteligente, muy importante, toda vez  que el mismo año, primero de julio de 1976, la Junta Nacional del Patrimonio Histórico, entonces presidida por el doctor Manuel Rafael Rivero, resolvió aunque de forma muy parcial, declarar Monumento Histórico Nacional solamente lo que se conoce como “Cuadrilátero Histórico”, es decir el conjunto urbano comprendido entre las calles Bolívar, Igualdad, Constitución y Amor Patrio.
Evidentemente, la Junta Nacional sólo reconocía como Monumento Histórico, la  Plaza Bolívar y las manzanas de su entorno, pero el Gobernador Arreaza, no conforme con la Resolución, insistió y propició a través de la Asamblea Legislativa lo que conocimos como un “Coloquio caribeño”, decisivo para ampliar el perímetro.  El Coloquio,  con representantes de países caribeños sobre el rescate del Casco Histórico,  se instaló el 28 de abril de 1978 y en el mismo se examinaron experiencias de restauración en países del Caribe como Santo Domingo, Puerto Rico y Sur de los Estado Unidos. Se determinó que en el Casco se inició la vida en comunidad y se dio origen a lo que es hoy Ciudad Bolívar. El coloquio concluyó con seis acuerdos: 1. Trabajar en el rescate de los valores culturales del casco con miras al Bicentenario del  natalicio Libertador en 1983. 2. Participación de la ciudadanía. 3. Recomendaciones con respecto al mejoramiento físico y ambiental, directrices visuales, alineamientos, volumetría, iluminación, señalización, arborización, textura, tráfico, relaciones entre la vieja y nueva ciudad, bienes culturales. 4. Determinada la similitud arquitectónica del casco de la ciudad con la del Caribe se recomendó investigar la influencia de qué países europeos. 5. Plan de rescate. 6. Recomendar la erección de una estatua en la Plaza Bolívar en representación de Panamá.
            La Gobernación, la Municipalidad, la Legislatura, Mindur y la CVG, se comprometieron a cumplir con estas recomendaciones y suscribieron un convenio que todavía está vigente pero que no se cumple.  Debemos decir que después del coloquio caribeño, el Decreto del Gobernador Arreaza y el diagnóstico del casco histórico, vino una acción audaz y coordinada con casi todos los entes del Estado más la cooperación del Instituto de Cooperación Americana de España, que últimamente se ha enervado, que se ha debilitado ostensiblemente y que nadie da cuenta de nada, ni la Municipalidad, ni el Alcaldía, ni la Oficina Técnica ni muchos menos la  Gobernación del Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada