viernes, 22 de febrero de 2013

Ordenanza y revitalización del Casco Histórico (III)


El diagnóstico del casco urbano se realizó con vista a un proyecto de Ordenanza de protección como parte del estudio de revitalización integral del centro histórico de Ciudad Bolívar y fue elaborado por un equipo de trabajo interdisciplinario coordinado por la arquitecta española María Luisa Cerrillos (en la foto),  resultado de los aportes establecidos en el convenio celebrado entre la Gobernación del Estado Bolívar y el Instituto de Cooperación Iberoamericana.  La ordenanza se sancionó el 11 de junio de 1987 y como parte de ella una reglamentación específica comprendida por la memoria general, fichas de inmuebles y manzanas, planos de propuestas, zonificación y usos de suelos, niveles de intervención en la estructura urbana, áreas verdes, peatonal y reordenamiento vial, morfología e imagen urbana y estudio socio económico.
A objeto de la coordinación, aplicación, cumplimiento y sanciones de la Ordenanza, se creó una Oficina Técnica Permanente y se le otorgó rango municipal, por convenio celebrado el 21 de julio de 1986 entre la Gobernación del Estado Bolívar, la Asamblea Legislativa, el Concejo Municipal, el Ministerio de Desarrollo Urbano y la CVG. El convenio establece las funciones específicas de la Oficina Técnica y determina que las mismas serán realizadas conjuntamente con el Concejo Municipal a través de la Ingeniería Municipal. 
Comenzó así el proceso de revitalización integral del Casco Histórico apoyado en la Ordenanza Municipal, pero debemos aclarar que la recuperación y restauración de inmuebles de valor histórico y arquitectónico  que indudablemente forma parte de la revitalización integral, se había iniciado en 1964 con la Casa de San Isidro, la Casa del Correo del Orinoco, la Catedral, la Casa del Congreso de Angostura, la Cárcel Vieja y el Fortín de El Zamuro. 
El proyecto de salvación y exaltación de todo el conjunto del casco urbano fue el producto de una campaña sostenida que comenzó con artículos  aislados por la prensa nacional de intelectuales y artistas que durante el Gobierno de Raúl Leoni visitaron la ciudad. Julio Febres Cordero, Juan Liscano, Germán Arciniegas, entre otros, destacaron los valores morfológicos, tipológicos e históricos del casco urbano y propusieron su conservación integral, lo mismo que los arquitectos Graciano Gasparini y  Leoncio Martínez Azuaje. Luego en diciembre de 1974, la Junta Regional del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación, presidido por el cronista de la ciudad doctor José Sánchez Negrón, apoyado por  el Comité de Defensa de la Ciudad integrado por la sociólogo Rosalía Isea, arquitecto Elisa  Rodríguez Landaeta,  antropóloga María Eugenia Villalón, ingeniero María Eugenia Cortes, arquitecto Mildred Egui Boccardo, profesora  Diomedes Túnez, geóloga Maritza Odremán y periodista Américo Fernández logró que la Asamblea Legislativa dictara la Ley del Instituto para el Rescate y Conservación del Patrimonio Histórico y Desarrollo Cultural del Estado Bolívar (Ircopaahidec).  El arquitecto Leoncio Martínez Azuaje, a instancias del Ircopahidec, elaboró entonces una serie de anteproyectos de leyes para dar fuerza a la gestión del instituto, entre ellos, uno de Ordenanza y otro de una Fundación para la restauración del Centro Histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada