jueves, 21 de febrero de 2013

El Mercado de la Sapoara (22)




Dentro del Programa de revitalización integral del Casco Histórico de Ciudad Bolívar no estaba contemplado el Mercado de La Sapoara que conocemos en la actualidad, pero evidentemente que su construcción fue acertada y se aprecia como una extensión en armonía con la vieja arquitectura antillana de las Galería del Paseo Orinoco.
Desde los años setenta se conformó en el extremo occidental de La Carioca un mercado natural y espontáneo donde la gente mañanea para desayunarse o almorzar con pescado fresco del río y comprar verduras, artículos de buhonería y el mismo pescado del río hasta de mar para llevar.
            Ese movimiento cotidiano se ve incrementado por la actividad del Club Náutico Orinoco que se alza en las antiguas instalaciones de la Esso desde 1982 y por alguna que otra motonave de las que suelen atracar en el antiguo puerto de La Trinidad, justo en el área donde hasta no ha mucho permaneció en pie una Ceiba centenaria bajo cuya fronda eran obligados a cuarentena los negros esclavos que algunos barcos traían por encargo de adineradas familias angostureñas.
            Pues bien, ese mercado natural y espontáneo que funcionaba en condiciones insalubres debido a la falta de servicios y a lo improvisado de las construcciones, fue realzado con una obra arquitectónica contratada por la CVG y  entregada a la Alcaldía para su administración.
            El Proyecto contratado a la arquitecta Mildred Egui Boccardo se concibió luego de un estudio urbano y socio-económico del lugar y toma en cuenta la importancia de la zona para la ciudad dado su potencial pesquero y la necesidad que tiene el pescador artesanal, como el consumidor de facilidades para una oferta mayor del producto.
            El mercado dispone de 14 restaurantes, 12 puestos de ventas de artesanía, 14 puestos de ventas de verduras y frutas frescas, 12 puestos para la venta de pescado, 3 núcleos sanitarios, áreas verdes, estacionamiento para 80 automotores más un estacionamiento exclusivo para cavas, camiones y ventas al mayor. Cuenta asimismo con un muelle metálico y una bomba de gasolina, venta de hielo y artículos náuticos. En fin, se trata de un Mercado turístico y artesanal que en homenaje al pez tradicional y autóctono del Orinoco ha sido bautizado Mercado la Sapoara.
Con ese justo y atractivo nombre, el alcalde Leonel Jiménez Carupe lo inauguró el 7 de noviembre de 1993. Posteriormente la CVG construyó el Mercado de los Buhoneros, inaugurado en junio de 1995 para desalojar a los que venían invadiendo el Paseo Orinoco y calles transversales, pero resultó inútil la inversión y el esfuerzo toda vez que a los escasos fueron progresivamente abandonando estas instalaciones alegando que la zona sólo tenía vida en horas de la mañana, las ventas eran cada vez menores y las casillas incómodas.
Posteriormente el Alcalde Héctor Barrios realizó unos puestos de venta más cómodos, seguros y atractivos.  Son los que hasta ahora permanecen ocupados, pero la mayoría de los buhoneros viejos y los que ha venido incorporando el desempleo volvieron al Casco Histórico bajo la mirada tolerante del oficialismo.
            El Mercado de la Sapoara es una obra que sigue o se aproxima al diseño arquitectónico del Mercado de Nueva Orleans, ciudad de estilo antillano parecido al que presenta la parte del casco urbano de Ciudad Bolívar.  En fin, el Mercado de la Sapora o de la Carioca toma en cuenta la importancia que tiene la zona, dado su potencial pesquero tan solo explotado por la pesquería artesanal y la necesidad del pescador como del consumidor de facilidades para una oferta mayor del producto.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada